31 January, 2011

Entre algas reprimidas, la tradición mosquea la tradición de luz. El crudo girasol.

No hay por qué quebrar los débiles auspicios, ni solventar la carie entre paréntesis.

Hay que atragantar el doble impulso de la ley, tan tributaria incluso entre homogeneidades.

Servir de aire a los vehículos y transportar la miel enrarecida, así culminan los sin-tregua.

Como estatuas, como signos al revés de un bastidor. Ignorado pasea en la espalda.

Ah, la tradición, ¿qué es sino lo dicho? ¿Lo que cabe en la otra frente del apaciguado, entre solemnidades?

Tibias las piernas nunca nacen del discurso, derriban el discurso, someten al vocabulario. Y quedan tibias, sin jamás probar su extremo.

La bandera verde, el músculo acostumbrado, el que gasta la materia: nubes incómodas en los giros planetarios.

Carne, siempre carne para la inmensidad de la pobreza. Luz negada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: