28 August, 2011

Tener la esperanza que al escribir lo anterior se borre. Pero escribir. Escribir con el deseo de un borracho sin estar borracho. Escribir para mostrar la debilidad que te aqueja. Desaparecer para no sentir la contradicción.

Mañana no escribirás. Mañana sentirás que nada se puede decir que no haya sido dicho de manera sublime, o mediocre. De todos modos lo que aparece es siempre un ejercicio.

Tener la suficiente sordera para hilar ruidos y esperar. Algo, muy por debajo, está tramando una nueva llegada a la desesperanza, para continuar.

No hace falta la belleza, porque no hay belleza. Tampoco hace falta que haya personas que reconozcan tus imágenes, porque no hay personas. El semblante del reconocimiento son las personas. ¿Para qué las personas? Aparte de escribir, solo vencer la escritura interesa.

Talvez llegar a captar una lectura en sus recónditas esquinas y sentir la esperanza de que toda esta maraña inútil de la historia llegue a justificar la decapitación sexual del hombre. Porque no hay más sublimación que la del artista tratando de atrapar la sublimación en un dispositivo cerrado que traiga a quien sea la esperanza de que es, una basura y no nada.

Advertisements

24 August, 2011

Saber que te mira sin entenderte. Saber que te siente cerca sin saber desde qué dirección. Su cara succionada te llama desde el fondo y tú quieres su perdición porque te interesa el poder.

Saber que llega sin estar tú preparado. Sin poderle mostrar que has hecho algo para regalarle.

Le amas con todas tus fuerzas. Porque todo lo que alguna vez hiciste fue dignificar tu cuerpo para entrar en su círculo de solemnidad superficial. Vivimos para traspasar un segundo de identificación y después caemos en espasmos de derrota. Rendidos ante la banalidad del poder y la confusión.

Nadie es más puro que tú en tanto que no te quieres y ocasionalmente te conviertes en una ola que destruye a personas. A ti te han destruido más veces.

22 August, 2011

Pequeña iluminación. Roce luctuoso que trae mi herencia muerta.

En algún pasillo u oficina te escondes con todas las palabras que necesité hace más de una década. ¿Dónde olvidaste tu horario, la seña que apuntaba al lugar donde te encontrarías?

Una hora más, quizá, de fuerza recorriendo un instante. Arruga de la conciencia.

4 August, 2011

La zona que la lluvia cubre es siempre circular.

¿Cómo notar si es algo diferente a una curvatura?

 

En su opacidad la tranquilidad sigilosa siembra

el sonido blanco que repara la interrupción.

 

Con la lluvia nunca se puede estar en el límite

porque no hay límites que el agua pueda crear.

2 August, 2011

Bota tus lágrimas antes que el sol te queme y salude tu cuerpo con la invención de un aparecido en tus pestañas.

Antes que el resplandor se haga mueca y no alcance a latir en las ideas primeras. Antes que ilumine tu vergüenza que se encrespa en la ferocidad de la competencia.

Podrás sentir los límites de tu piel como una membrana a las cinco de la mañana mientras sostiene una gota maciza, dando brillo a la oscuridad del cielo. Es un nuevo día y apenas lo notas porque cargas tu bulto que se parece al trabajo que realizas, sin serlo de manera obvia.