9 October, 2011

Pronunciar un deseo

y vivir las consecuencias de lo que no se hace.

Una respuesta a lo que nosotros somos eco

y para conservar la estabilidad: aceptarla.

Esta psicosis del arquetipo sin tener idea

si la televisión en realidad es más aburrida

que la filosofía más lograda,

es decir, analítica.

La semejanza al estereotipo, al temor a caer

dentro del deseo de los demás y ser perseguido.

No hay paz en la sexualidad,

y por consecuencia en los sueños, al menos si uno espera

estudiar más y más de aquellos en la noche.

Los sueños son discretos y no lo son,

están al alcance de la mano con mayor frecuencia

que nuestra capacidad material.

Siempre un poco tarde, incapaz de determinar

si has quemado ya todos tus barcos.

Barcos infinitos que se pudren,

se achican, se hacen cada vez más feos

y aun así no acaban.

Así funciona un poco la cosa:

cuando nos arrepentimos y finalmente somos modestos,

lo que queda de lo deseado, aun si lo obtenemos,

es peor que la peor opción del comienzo.

Lo peor es que persistimos

y nunca aprendemos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: