1 January, 2012

Apachurrado el músculo levanta

y alarmado arrastra

la fruición de un día.

¿Qué es esta agua

que invertida cae detrás

en noble rutina?

¿Cuál este temor de desechar

el miedo

por la persona inaugurada?

Este remolino que arrulla y trae preguntas,

¿se disolverá en la tarde

cuando descalza se aproxime

la razón de esta voluta?

No es tan frío, a fin de cuentas,

este mundo apocalíptico.

Ni la basura huele a guerra,

ni la nariz huele la brisa.

Advertisements

3 Responses to “”

  1. Joselo Says:

    Llegué a este blog por casualidad, y me gustó!
    Las imágenes que te vas armando en la cabeza cuando lees estos poemas te tensan la mente, ( eso está bueno) Las palabras adoptando otros significados, qué loco. Poemas arriesgados. Cuando leí este poema pensé en una de las definiciones que me gustan más, la del nihilismo, la negación de todo principio político, religioso o social. Eso, y ¡ suerte !


  2. tal vez ya conozcas esta definición de nihilismo, pero de todos modos: “el desierto [que] avanza”


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: